9 consejos para hacer frente a los gasolinazos

Los aumentos de los precios de la gasolina que han entrado en vigor en todo el país a partir del 1 de enero, no sólo nos obligan a tomar medidas para hacer un uso más moderado de nuestro vehículo, sino a modificar la manera habitual de conducir para paliar, en la medida de lo posible, el inevitable golpe que tendrán estas medidas gubernamentales en en el bolsillo de millones de mexicanos. A continuación te damos algunas recomendaciones prácticas que te ayudarán a disminuir el consumo de combustible de tu auto.

9 consejos para hacer frente a los gasolinazos

Fuente: Foto: Matthew Rutledge/ CC BY 2.0/ Flickr

Acelera con suavidad

Si aceleras precipitadamente, la inyección de combustible que exige el motor es mucho mayor. Por ello es recomendable una aceleración suave y paulatina, tanto al iniciar el arranque como durante la marcha del vehículo.

Procura mantener una velocidad constante

Esta recomendación tiene su fundamento en lo que hemos comentado en el párrafo anterior. Al mantener tu auto con cambios mínimos en la aceleración, hará que el combustible se aproveche con mayor eficiencia, pues la que exigencia del motor tiende a estabilizarse y el rendimiento de la gasolina aumenta. Este consejo es particularmente útil para los viajes en autopistas, carreteras o vías rápidas de la ciudad.

Mide tu distancia respecto al vehículo delantero

Además de ser una medida de seguridad básica, mantener una distancia prudente con el auto que va delante de ti, hará que frenes menos veces o puedas cambiar de carril anticipadamente sin detener la marcha de tu auto. De esta manera evitarás el gasto de combustible que implica frenar y volver a arrancar.

Ahórrate la luz roja de los semáforos

Con esto no queremos decir que no respetes o te vueles el semáforo, pero quizás no te haz dado cuenta que en muchas ocasiones sigues acelerando tu coche hasta llegar a detenerte en el semáforo. Cuando notes a la distancia la luz roja, deja de acelerar y permite que el coche llegue con su propio impulso hasta el semáforo. Incluso puedes ahorrarte la luz roja, ya que al disminuir la velocidad darás tiempo para el cambio a luz verde. Así no te verás en la necesidad de frenar y reiniciar el arranque con el subsecuente gasto extra de gasolina.

Utiliza aditivos y verifica el estado del aceite

De vez en cuando, es recomendable utilizar aditivos especiales para llevar a cabo la limpieza de los inyectores y que estos cumplan correctamente su tarea, evitando así un gasto extra de combustible. Tampoco olvides verificar el estado del aceite y, en caso de ser necesario, reemplázalo para impedir que las piezas del motor aceleren su desgaste por falta de lubricación. De esta manera la maquinaria no se verá forzada a exigir mayor potencia y gasolina para su funcionamiento.   

Cuida la presión de las llantas

Unas llantas con una presión de aire incorrecta, pueden hacer que gastes más combustible al manejar. Verifica cual es la presión correcta para el tipo de llantas que utilizas y verifícalas cada 25 o 30 días. También puedes optar por llenar tus neumáticos con nitrógeno, de esta manera mantendrás la presión correcta de los mismos durante más tiempo bajo diferentes temperaturas.

Llena el tanque por las mañanas

Si vas a cargar gasolina procura que sea en las mañanas, pues la temperatura del combustible será más baja y su densidad será mayor. Eso hará que el deposito el tanque se llene adecuadamente sin generar vapores que se reflejen en la maquina expendedora como si fuera combustible real.

Evita utilizar el aire acondicionado 

Seguramente has notado que cuando enciendes el aire acondicionado, tu coche parece perder potencia y necesitas acelerar más. Esto es porque el aire acondicionado también requiere un gasto de combustible extra. Por eso, a menos de que sea muy necesario procura encenderlo en contadas ocasiones. 

Descarga la cajuela

Muchos suelen utilizar la cajuela del auto como segundo armario sin saber que el exceso de peso implica mayor gasto de combustible. Que no te gane la pereza, es hora de sacar todo eso que no necesitas en la cajuela. Tu coche y tu bolsillo te lo agradecerán.

< Previo

Arriba