5 maravillas naturales que enorgullecen como mexicano

La geografía mexicana está llena de maravillas naturales que a veces resultan difíciles de creer hasta que las contemplas con tus propios ojos: escenarios parecidos a historias de ciencia ficción, mundos submarinos con colores que quizás no habías imaginado, abismos desafiantes donde el vértigo se come las emociones; todo esto hace de México un lugar único a través de sus paisajes en donde la belleza y lo insólito nos hace enorgullecernos del patrimonio natural de nuestro país; para muestra las siguientes maravillas y algunos datos que quizás no conocías sobre ellas. 

5 maravillas naturales que enorgullecen como mexicano

Fuente: Foto: Cristales de Naica por La Venta – Esplorazioni Geografiche/CC BY-ND 2.0/Flickr

Cuevas de Cristales

Dentro de la mina de Naica, en el estado de Chihuahua, los mineros mexicanos hicieron uno de los hallazgos geológicos más sorprendentes de nuestra era: al explorar en busca de nuevas betas, se toparon con nada más y nada menos que cámaras repletas de cristales gigantes cuyas dimensiones jamás se habían visto. 

En total se descubrieron cuatro cámaras, pero la más impresionante es la encontrada en el año 2000, la cual posee columnas de cristal de 11 metros de longitud. Los científicos consideran que estos cristales tienen más de un millón de años y fueron producto de la mezcla de aguas termales y aguas filtradas desde la superficie. Estas cuevas no son accesibles al turismo pues su temperatura supera los 50º centígrados. 

Hoy en día, la NASA realiza estudios a microrganismos desconocidos hallados dentro de los cristales de estas cuevas.  

Barrancas del Cobre

Las Barrancas del Cobre pertenecen a la llamada Sierra Tarahumara. Este sistema de cañones es tan impresionante como majestuoso. Su profundidad y longitud superan hasta por cuatro veces al Gran Cañón del Colorado y posee diferentes ecosistemas y microclimas a diferentes alturas, esto hace que su fauna y vegetación sea sumamente variada. Además, las Barrancas del Cobre son muy importantes desde el punto de vista cultural pues en ellas habita el pueblo tarahumara, una de las culturas indígenas más antiguas de México, la cual se ha sabido adaptar por generaciones a las condiciones complicadas de la sierra.

Sótano de las Golondrinas

El Sótano de las Golondrinas se encuentra en el corazón de la Huasteca potosina, una de las regiones más ricas y exuberantes de México. Este impresionante abismo tiene una caída libre de 376 metros y una profundidad de 512 metros, que serían suficientes para que el rascacielos Empire State  ocupara su interior. El nombre de esta gran caverna se debe a la colonia de vencejos que la habitan, los cuales son muy parecidos a las golondrinas. También se puede observar colonias de pericos anidando en sus paredes

Arrecife Mesoamericano

Si Australia tiene su Gran Barrera de Coral, México tiene el Arrecife Mesoamericano o Arrecife Maya. Esta barrera coralina nace en las inmediaciones de la Isla Contoy, en el Caribe mexicano  y se extiende hasta las fronteras de Honduras, lo cual lo sitúa como la segunda barrera de coral más grande del mundo. En este arrecife se pueden observar infinidad de especies marinas además de que su riqueza atrae a especies migratorias como el enorme tiburón ballena. 

Gran Desierto de Altar

La Reserva de la Biosfera el Pinacate y Gran Desierto de Altar ésta inscrito desde 2013 como Patrimonio Natural de la Humanidad. Se extiende desde Sonora hasta Arizona cubriendo 714 mil hectáreas. Su biodiversidad lo convierte en el desierto más rico del mundo pues en el se pueden observar 540 especies de plantas desérticas, 40 de mamíferos, 200 de aves y 40 de reptiles. Sus paisajes incluyen espectaculares cráteres y dunas de hasta 200  metros de altura


Otros artículos interesantes

Arriba