5 trucos que te ayudarán a dormir como un bebé en el avión

Todos sabemos lo difícil que es conciliar el sueño durante un vuelo largo, ya sea por la incomodidad de los asientos o por el ruido ambiental de la cabina y de los propios pasajeros. Afortunadamente, existen algunas técnicas que pueden ayudarte a mitigar estas incomodidades y a disfrutar de unas cuantas horas de sueño para llegar descansado a tu destino.

5 trucos que te ayudarán a dormir como un bebé en el avión

Fuente: Foto: Matt Donovan/ CC BY 2.O/ Flickr

Reduce el estrés de tus pendientes

El hecho de estar resolviendo los pendientes que dejas en casa un día antes del viaje, puede aumentar tu estrés durante el vuelo impidiendo que te relajes para dormir, ya que te mantendrás con la preocupación de haber omitido algo importante. Por eso, no hay como hacer una lista con una semana de anticipación sobre las cosas que debes empacar y los asuntos que debes concluir antes del viaje. Esto te ayudará a hacer las cosas anticipadamente y con calma para llegar al vuelo totalmente relajado.

Medita en el aire

Son bastante conocidos los beneficios que tiene la meditación en la reducción del estrés y el aumento de la capacidad de concentración. Ya sea que lo hayas practicado antes o no, puedes llevar en tu reproductor mp3 algunas sesiones de meditación inducida, lo cual te ayudará enormemente a relajar tanto tu cerebro como el resto de tu cuerpo.

Evita el uso de pantallas antes de dormir

Diversos estudios han demostrado que aquellas personas que consultan el celular, la computadora o cualquier dispositivo electrónico con pantalla antes de dormir, suelen tener más problemas para conciliar el sueño, ya que la luz emitida por estos aparatos, alertan los sentidos y confunden al cerebro haciéndole creer que todavía es de día.  

Aromaterapia para un sueño placentero

La aromaterapia ha sido utilizada eficazmente en el tratamiento de estrés, trastornos de ansiedad y diversas infecciones respiratorias. Coloca unas cuantas gotitas de aceites esenciales de lavanda, mejorana, rosas o bergamota  en un pañuelo e inhala su aroma. Esta técnica te relajará de inmediato y te inducirá al sueño más rápidamente. Para prolongar su efecto, puedes frotar tus sienes con un poco de este aceite.

Usa antifaz para dormir y tapones para los oídos

La oscuridad hace que nuestro cerebro comience a secretar melatonina, la hormona encargada de indicarle a nuestro cuerpo que es la hora de dormir. Cubrir tus ojos con un antifaz que no permita pasar la luz puede ayudarte mucho a la hora de intentar dormir. Si con esto incluyes unos tapones para los oídos para reducir el sonido ambiental, la percepción de tranquilidad será mucho mayor.

Duerme mucho… una semana antes

Por increíble que parezca si excedes tus horas de sueño una semana antes del vuelo, ya sea yendo a dormir más temprano o tomando más siestas de lo normal, tu organismo creará una especie de reserva de horas de sueño. Esto te será sumamente útil si definitivamente no te es posible dormir en el avión, ya que tu organismo no resentirá tanto el haber pasado la noche en vela. 

También ayudará a que tu sistema inmunológico no se debilite por la falta de horas de sueño y podrás afrontar mucho mejor el famoso jet lag, como se le conoce al desbalance temporal de las funciones del cuerpo después de un viaje largo en avión.

Si estos consejos te han sido útiles también pueden interesarte nuestros artículos 9 cosas que nunca debes hacer en un avión y 4 trucos para unas vacaciones baratas en el extranjero sin sacrificar tu comodidad.


Otros artículos interesantes

Arriba